miércoles, 31 de marzo de 2004

autoreverse

es una funcion que con lo del cd pues está desapareciendo, y era muy mona.

It's just go to show, ya he vuelto de londres. Qué pena más grande. Me hubiera quedado allí a vivir. Me quedé con ganas de pasear por Hide Park, de ver una exposición de Annie Leibovitz, de comprar jabones en el Covent Garden antes de entrar a la Ópera, de ir al Festival de Cine Gay, y muchas otras cosas que tenía planeado hacer y no pude.

Es que Londres es una pasada. Teniendo en cuenta que sólo debo haber visto el 0,0005% del mundo, pues de lo más interesante. Así que voy a hacer una análisis superficial, de alguien que sólo ha estado por allí cinco días, viviendo en el Soho y gastando si parar:

- En Londres, si das una patada, te sale un español. Y si tiras una piedra te contestan en catalán.
- Huele a pollo frito.
- La gente es muy amable, pero hablan y caminan muy deprisa.
- Los gay son como en todos lados. Tenemos un código universal.
- Es cierto: todo es carísimo.
- Es falso: en Londres no se come mal. Se come mal si no tienes dinero para comer bien.
- La gente viste muy bien.
- Tienen la manía de avisarte por todo. Hay carteles en todos lados. Antes de que te hagas una pregunta ya te la responden.
- El metro es para personas bajitas, pero pasa muy a menudo y es muy divertido.
- Hay muchas medidas de seguridad en todos lados. Fuimos a una discoteca y había dos detectores de metales.
- La gente se mete muchas pastillas. No existen los cubatas.
- Hay muchas tiendas de discos. El albergue estaba en una de ellas, para mi desgracia.
- Otras dos cosas ciertas: te cobran por todo, hacen cola para todo.
- El tiempo es fantástico, pero ponen la calefacción a toda hostia. Mi habitación era una sauna. Y llego a Barcelona y hace un tiempo de perros, pensaba que me había traido el tiempo de Londres aquí.
- Hay taxis-bicicleta.
- Los autobuses van folladísimos.
- Londres no es como te la imaginas. Dan ganas de quedarte a vivir. Tendría que planteármelo.

Volveré.