martes, 6 de abril de 2004

enormes montañas de problemes insignificantes

Me estoy poniendo triste por momentos. El sol se está escondiendo porque es caprichoso y yo no tengo el día para caprichitos. Quiero desaparecer, no tener que escribir acerca de cosas que no me importan, no reir, no escuchar, no mirar lo que tengo delante. Es todo tan vulgar...

No me queda más remedio que inventarme una realidad a mi medida, porque la realidad real duele a veces. Y tenemos que sobrevivir.

Han pasado una tres horas desde que escribí esta mierda y la sangre sigue sin llegar a mi cerebro. No quiero que nadie me toque, ni me hable, ni me mire. Quiero hacerme invisible, encerrarme en una sala de cine, fumar y fumar y fumar, y no salir nunca. ¿Pero qué COJONES digo? ¿Qué hacer cuando te fallan las fuerzas, cuando sientes que no vas a ser capaz de afrontar las pequeñas miserias de cada día, como por ejemplo, pelearme con mi mecánico?

Me siento tan pequeño rodeado de montañas enormes de problemes insignificantes...